Me

He perdido intensidad,

me he cruzado muchas veces con quien no quería

y las balas han silbado demasiadas veces cerca de mi cuerpo.

Me estoy desvaneciendo.

Los atajos de la casualidad no quieren verme en lo que las pocas neuronas que no han muerto bañadas en alcohol desean en mis pensamientos o que anhelan de un recuerdo pasado.

Me caigo una y otra vez.

No consigo respirar nítido,

ni ver más allá del olor de verte amanecer en una habitación a oscuras que descompone cada silencio que no es silencio,

cada silencio que solo soy yo en esta cama vacía llena de mí.

Me asfixio en mi aire libre.

No invierto en mí todo el tiempo que me necesito,

aspiro,

y suspiro el vértigo de verme amanecer

y no tener un atardecer a quien dar la mano enamorado.

Me deshidrato con cada uno de los besos que me faltan.

Se desinstalan todas las actualizaciones de los recuerdos que no guardé debidamente,

y se pierden en el fondo de la papelera de las constantes que he dejado de usar por tu culpa,

por tu ausencia.

Me desinstalo debidamente de tu presencia.

Se me infectan las heridas que sin sentir te sienten cada vez más lejos de los versos y los sorbos de las cervezas que vomitan caos e irreverencia,

pero sobrevivo,

aunque a veces no quiera o no haya querido.

Me enveneno con cada pulsación.

Te aseguro que me he preguntado a mí mismo por qué sigo con esta historia y me responde una y otra vez mi cuerpo con la misma respuesta:

el invierno en esta ciudad no termina nunca.

Y me siento,

aunque tú ya no sientas.

 

 

Redry.

Cobardes

Cobardes, sois unos cobardes.

Cada uno de vosotros que huye, que lo evita, que lo ignora. Cada uno que se ríe, que lo desprecia, que lo infravalora. Sí, cobardes, sois unos tristes cobardes.

Os hacéis llamar “libres”, pero en realidad sólo sois presos de una falsa idea por miedo a fracasar, tenéis miedo al amor. Lo fácil, que no parezca nunca que todo esto sea amor, lo que está de moda, huir de enamorarse, de llamar “loco” o “raro” al que quiere volar y necesita, al valiente que se atreve a dar un paso más en el vacío y el misterio de la magia. Desde aquí os lo digo, cobardes.

Valientes para pasar el rato con alguien, cobardes para arriesgar la vida. Valientes para desechar, cobardes para conocer. “Hacer el amor”, utopía fuera de las fronteras de una cama.

No, valientes aquellos que demuestran su amor en cada rincón, en cada parada de bus, en cada mensaje de madrugada, en cada abrazo por la espalda antes de dormir, en cada instante, sin miedo. Cobardes, os lo estáis perdiendo.

Lo peor no es serlo, que lo sois, lo peor es atreverse a juzgar a quienes solo quieren enamorarse, a quienes se atreven a jugarse la vida en vida con cada una de sus emociones, sabiendo que el vértigo a la caída puede ser mucho mayor, con el sentimiento en la punta de los dedos para tocar el cielo sin necesidad de volar.

La única revolución que cambiará el mundo será la de la emoción por volver a enamorarse de alguien, y no vuestra estúpida moda de querer ser libres, únicos y solitarios.

Os lo repito, sois unos putos cobardes.

@Redry13

IMG_20170911_233505_796

¿Y si en 2018 empezamos a hacer las cosas sin tanto miedo?

Todo acaba, todo, pero siempre hay algo que empieza otra vez. Nunca hay que insistir en querer alargar las cosas, al final todo lo que se fuerza acaba fallando o con un resultado fuera de lo esperado. Hoy haces recuento, pero en el fondo sólo es un día más.

Cambias, de relaciones, los amigos van, otros vienen, viajas, cambias de aires, escuchas otros grupos de música, lo que ayer te gustaba hoy ya no, y ahora haces todo aquello que dijiste que nunca harías. No se puede vivir del pasado, hay que enamorarse más de nuestro presente, seguir soñando con el futuro. Hay que intentar no enfadarse con quien más quieres, con quien más te quiere.

El día más importante de tu vida es hoy, este momento. A partir de ahora preocúpate de sentirte bien con lo que haces, de vivir cada pequeño detalle al máximo, de saber que estás aprovechando cada segundo que se te presenta.

Disfruta de quien tienes a tu lado, nunca sabes cuándo va a faltar. Enamórate con ganas y sin miedo, abraza con fuerza, tómate ese café o esa cerveza pendiente con un amigo, da ese paso que no te atreves, empieza por hacer posibles todos esos imposibles que te niegas a ti mismo. Esfuérzate por conseguir tus sueños, ellos no van a venir a buscarte.

Espero que este año hayas llorado de risa aunque te haya tocado también llorar de pena, espero que hayas podido llorar en ambos casos con alguien que te quiere, con esos que nunca fallan cuando no salen las palabras. Espero que al mirar atrás de este año tengas muchos momentos, muchos pequeños detalles que te hicieron feliz.

Hoy sólo acaba un año más. Habrás tenido momentos buenos, malos o indiferentes, habrás alcanzado algún objetivo, con suerte cumplido algún sueño y también te habrás arrepentido de mil cosas por no ser lo suficiente valiente. Nadie es perfecto.

¿Y si en 2018 empezamos a hacer las cosas sin tanto miedo?

@Redry13

il_fullxfull-166691705

Esta noche las heridas las pago yo

Son demasiadas madrugadas en vela sin saber qué decir, nadie dice nada en este silencio telepático con la almohada como testigo de dos constantes imantadas perdiendo intensidad.

Ahora mismo el hilo rojo nos ha distanciado, pero sigo atado a ti. Todo lo que hago me sigue teletransportando al olor de tu pelo y a los diez segundos antes de abrazarte antes de dormir. Y sigo atrapado en mí, pero sin ti.

Seguro que estás respirando impasible en cualquier lugar de tu mundo mientras, yo, aquí, dentro de mí, me deshago por dentro pensando en ti.

Al apagarme no destruyes un corazón, lo haces con dos, esta noche las heridas las pago yo.

@Redry132b3485dcd7c5cf1963e549ada04db68d-pngs-tumblr-overlays-tumblr-png

Extinción de dos corazones

Empezó con un mensaje en el que pedias no guardarte nada, y cada uno escondió un poco de amor, de odio y algún “te quiero” por compromiso.

Te habías convertido en un corazón de cartón para unas manos de cartulina que se deshacían cada vez que llorabas de madrugada. Los fantasmas del pasado pagaban la cuenta que te empapaba los huesos cada noche.

Terminó con todo lo que habíamos perdido, por guardar lo que nos debimos decir en abril siendo finales de septiembre.

Me sentía eterno en unos brazos que no eran los míos, enjaulado en una botella que silbaba vacía una canción. Eran grados Fahrenheit en unos labios que izaban una bandera blanca de rendición. Unas dobles parejas de manos que ganaban a tu póquer en este juego de miradas.

Olor a drama en los poros de tu piel que se dejaban acariciar por una poesía perdida para dos, un pasado difuso, fotogramas de pasión censurados por tu voz. Mi versión más actualizada, tu visión más diminuta, la luz más apagada, el silencio que menos suena.

Me sentía como un extintor en el desierto, un amor enfermo que se apaga, dos corazones que se extinguen por culpa de un nuevo Big Bang de unos labios que no se van a volver a rozar.

@Redry13tumblr_mi8207d3fd1qzr87so1_500

Diciembre

Diciembre es el último verso de otro capítulo de tu vida, un final inesperado, los últimos segundos de una cuenta atrás que seguirá hacía delante, un beso más, una repetición de estados de ánimo que chocan uno detrás de otro con la emoción de la primera vez.

Diciembre es niebla por la mañana, por la tarde y a media noche, son dedos fríos debajo de los guantes y pensarse escribir ese mensaje antes de llegar a casa, son bufandas kilométricas y botas marcando huellas sobre la nieve. Diciembre es el invierno entrando por la puerta.

Diciembre es un reencuentro, fin de fiesta, el último paso antes del salto al vacío, la última canción de la lista de reproducción, el último trozo de chocolate de la tableta, los últimos metros antes de llegar a meta, el lazo rojo interminable de un regalo, la ilusión de un niño, un beso de despedida bajo luces intermitentes de mil colores.

Diciembre es el momento de hacer todo lo que te dejaste en el camino, dar ese abrazo que no diste, recordar a quien ya no está, regalar tu tiempo a quien lleva mucho tiempo mereciéndolo o arriesgarte a decir “te quiero” a quien vuelve solo por Navidad.

Diciembre es un poco de suerte para llegar al final y muchas ganas para empezar de nuevo.

@redry13

tumblr_static_tumblr_static__640

Huir de ti

Salir de cualquier lugar en el que pueda cruzarme con tu presencia.

Tengo vértigo a encontrarme en cualquier silencio contigo.

Huyo, de espaldas a ti, de cualquier rincón de la ciudad.

De los olores en los bares y la melancolía que produce saber que un día coincidimos allí.

Huyo de cualquier interferencia con tu realidad, teniendo la desgracia de coincidir en todas las realidades que un día nos unieron formando cristales únicos que ahora solo reflejan miedo e indiferencia.

No quiero verte más, pero tampoco echar de menos, desconocerte. Lo que retumba en silencio ahora escuece a gritos en cada una de mis neuronas.

Estoy enfermo de ti, quiero curarme de mí.

No lo hagas, aprender a olvidarte, eso que nunca se enseña.

No quiero salir nunca de ti, como de la ducha en invierno.

Mi corazón está solo, encerrado en una cama muy pequeña y no encuentra ninguna persona de emergencia.

Dormir solo duele.

“Hacer el amor”, utopía, fuera de las fronteras de una cama.

Qué desperdicio haber compartido tanto con una persona para darte cuenta de que se ha convertido en un fantasma que me da miedo cuando aparece sin avisar.

Hay días que cambiaría todo por desconocerte.

Huir de ti, dejarme ir.

@Redry13

tumblr_inline_mw69elcqhu1qkvdkz